La gestación de un elefante

El elefante es el animal con el período de gestación más largo de la fauna terrestre, y es que siendo la especie animal terrestre de mayor tamaño no podía ser de otra manera. Esta larga gestación que caracteriza a los elefantes tiene ventajas para su descendencia, las cuales al nacer poseen un desarrollo cerebral muy avanzado que les permite ostentar comportamientos inteligentes que están a la altura de otras especies súper inteligentes como los delfines, las ballenas o los primates. La gestación de los elefantes además de ser fascinante para los investigadores, ha despertado un creciente interés por el inminente peligro de extinción que enfrenta la especie. Si quieres conocer más sobre el mundo de estos enormes mamíferos, en especial sobre su curioso ciclo reproductivo y proceso de gestación, en este artículo encontrarás todo lo que necesitas saber.




Crías de elefante

Crías de elefante

Madurez sexual y ovulación de los elefantes

Las elefantes hembras alcanzan su completa madurez sexual entre los 10 y 11 años de edad, momento a partir del cual podrán comenzar a criar. Los machos demoran un poco más en estar aptos para aparearse, generalmente entre los 12 y 15 años, aunque son más receptivos sexualmente en su madurez (de 40 a 50 años). En la manada los ejemplares jóvenes compiten con los más viejos para obtener una pareja y reproducirse, aunque casi siempre la juventud tiene pocas posibilidades sobre la experiencia. Los enfrentamientos entre los machos pueden ponerse violentos, con intercambio de embestidas, empujones y golpes con la trompa.



El ciclo de ovulación de las elefantes hembras es realmente curioso y singular. Estos animales son fértiles solamente en un intervalo de tiempo que se da entre 4 y 5 años, luego de cada nacimiento. La liberación de los óvulos en el aparato reproductor femenino es estimulada por dos descargas de la hormona luteoestimulante (LH).

Te puede interesar:  La gestación y reproducción del jabalí

Cortejo y apareamiento de los elefantes

El cortejo de los elefantes aunque es de corta duración (puede durar un poco menos de un minuto), es algo digno de ver. El macho una vez que ha percibido las feromonas que desprende la hembra cuando está en celo la comienza a perseguir, debido a que usualmente se resiste. Una vez que empieza el cortejo el macho y la hembra comienzan a frotarse mientras abrazan sus trompas.

Si los animales se encuentran en cautiverio, es necesario que se dejen en el mismo recinto el para que pueda efectuarse el apareamiento. Lo común es que toda la manada o grupo familiar sea testigo del proceso. Para la cópula el macho monta a la hembra una vez al día durante 3 o 4 días aproximadamente, luego de los cuales la hembra entra en el período de gestación si fue exitosamente fertilizada.

Período gestacional de los elefantes

El período de gestación de los elefantes es de casi dos años, el más largo de todos los mamíferos y especies terrestres. En términos específicos, el tiempo de gestación de un elefante tiene una duración de 22 o 23 meses. El prolongado período de gestación de los elefantes es motivo de gran curiosidad para los zoólogos y biólogos, los cuales han descubierto que está relacionado con un mecanismo hormonal propio de la especie.

Dentro de las razones para una gestación tan larga se encuentra el tamaño que alcanza la cría dentro del vientre materno y al momento del nacimiento (miden aproximadamente 1 metro y pesan aproximadamente 120 kg). También se hace necesario un largo proceso de gestación para que las crías al nacer estén dotadas de un cerebro perfectamente desarrollado. La compleja estructura cerebral que poseen les brinda un comportamiento casi inteligente, el cual les ayuda a sobrevivir por sí solas desde que salen del vientre materno, además de integrarse socialmente en la manada y alimentarse de forma hábil con su trompa.

Te puede interesar:  La gestación y reproducción de los ratones

Embarazo de los elefantes

Luego de la fecundación, el embarazo del elefante es sostenido gracias a la producción hormonal de varios cuerpos lúteos, los cuales colaboran en el desarrollo del embrión.

La gestación de los elefantes puede ser observable físicamente mediante unas prominencias que desarrollan justo debajo de la cola, lugar aproximado donde se encuentra posicionado el feto.

Al igual que el resto de los mamíferos durante el desarrollo prenatal la cría de elefantes es gestada dentro del útero materno, alimentándose de ella y desarrollando todas sus estructuras y órganos hasta el momento del nacimiento. Una vez que se ha completado la edad gestacional y con esta el desarrollo fetal, se presenta el parto. A pesar de que se conoce el proceso general de gestación por la monitorización de los embarazos mediante ultrasonidos, aún existen pocos detalles de las etapas por los que pasa la cría de elefantes durante los largos meses de gestación.

Elefante mamas

Elefante mamas

Debido al peligro de extinción que amenaza las tres especies de elefantes existentes en la actualidad, hace unos años se comenzó a utilizar la inseminación artificial para ampliar la descendencia de estos animales. Este método de reproducción es capaz de inducirlos en el período gestacional con éxito, pero con bastante sufrimiento para la hembra por los procedimientos invasivos que son necesarios utilizar.

Parto de los elefantes

El proceso de parto de los elefantes es de corta duración, por regla general no supera la hora y la hembra gestante da a luz a su cría de pie. Las crías de elefantes son muy independientes y nacen muy desarrolladas, evidencia de esto que es pasados unos minutos de su nacimiento son capaces de levantarse y valerse por sí mismas para llegar a la ubre de la madre. Tras dar a luz la madre elefante amamantará a su cría durante varias horas.

Te puede interesar:  La gestación de las hienas

Cantidad de crías de los elefantes

El tamaño y el peso que tiene un elefante al nacer limitan el número de crías que puede alojar la madre en su vientre. Por regla general los elefantes en cada nacimiento solo paren una sola cría, pero aunque son menos frecuentes también pueden darse partos gemelares en esta especie.

Las hembras demoran de 4 a 5 años en tener un nuevo embarazo y con este el nacimiento de una cría, por lo que a lo largo de todo su vida pueden dar a luz entre 7 y 12 crías.




También te puede interesar