La gestación de las hienas

Las hienas son consideradas los mamíferos con la mordida más letal de todo el reino animal, pero también su aparato reproductor resulta uno de los más singulares dentro de los mamíferos. Las hembras moteadas se encuentran totalmente masculinizadas por los altos niveles de testosterona que generan sus glándulas hormonales, incluso los genitales externos han evolucionado hacia una especie de pseudo-pene que en muchos casos hace difícil determinar si se trata de una hiena hembra o macho. Estas peculiaridades hacen difícil el apareamiento de las hienas en cautividad, aunque en la naturaleza todo parece funcionar bien. Veamos en detalle cómo transcurre entonces la gestación de las hienas y los partos que suelen ser bastante dramáticos.




Hiena acostada

Hiena acostada

Madurez sexual y apareamiento de las hienas

En una manada de hienas moteadas se evidencia una jerarquía matriarcal, lo que significa que las hembras de un clan son las que tienen todo el poder, en especial la hembra dominante. Los machos se subordinan a estas e incluso se muestran temerosos durante el cortejo y la cópula. Las hembras moteadas son las que tienen la prioridad a la hora de repartir la comida, sin importar su rango, algo que no sucede en el resto de los mamíferos.

Es muy difícil identificar a las hembras de una manada ya que están totalmente masculinizadas (sobre todo las hienas moteadas), a simple vista todos los individuos parecen machos. Las hienas hembras son las más grandes y agresivas de la especie, un patrón anatómico que se suele presentar más bien poco en la naturaleza. Este desarrollo pseudo-hemafrodita que ha alcanzado el género femenino de esta especie responde a los altos niveles de hormonas masculinas que poseen, especialmente testosterona.

Te puede interesar:  La gestación y reproducción del zorro

También resulta difícil sexar a estos animales porque las hembras poseen una especie de pseudo-pene, que no es más que un clítoris hipertrofiado de gran tamaño, que son capaces de poner eréctil a voluntad. En el aparato genital de las hembras los labios han mutado también en un pseudo-escroto bilobulado, como se encuentran fusionados pueden confundirse con un par de testículos. La cópula no suele ser sencilla para estos animales por las características de estos genitales externos, que son los que además utilizan para orinar y dar a luz a sus crías.

La erección no siempre está relacionada con la excitación y el deseo sexual en esta especie, también puede ser una muestra de sumisión de un individuo de menor rango hacia otro de mayor. Las hienas sin rango tienen un comportamiento muy sumiso hacia las dominantes, que demuestran parándose en dos patas y mostrando el sexo eréctil. Esta conducta social es muy rara en la naturaleza, de hecho las hienas son los únicos animales del reino que usan la erección de una forma ceremonial.

Aunque en cuanto a su morfología externa las hienas son similares a los cánidos (lobos, perros, etc.), los comportamientos de cortejo y cópula de estos animales son bastante diferentes a los de estos. El rito sexual de las hienas incluye pequeños intervalos de cópulas, a diferencia de los perros que solo copulan una única vez. Como la vagina de la hembra se encuentra hipertrofiada es muy trabajoso para el macho introducir el pene y necesita de práctica para lograrlo. También las hembras pueden cambiar de opinión a última hora y expulsar el esperma del macho, como si se tratase de un lavado del aparato urogenital vacían la vejiga para este fin. Otra estrategia que utilizan es la de copular con varios machos para reducir las posibilidades de infanticidio, de esta manera todos los copuladores se creen padres de la camada.

Te puede interesar:  La gestación y reproducción del cerdo



Gestación de las hienas

Durante la gestación de las hembras, ocurren cambios hormonales que son los que determinan la característica morfológica fálica que va a tener la descendencia. Mediante el vínculo materno se produce la mutación de un gen que regula la enzima encargada de degradar la testosterona producida por la placenta. Como resultado de esta mutación las crías nacen con niveles muy altos de testosterona en sangre, que se mantienen durante toda su infancia y adultez trayendo como consecuencia el desarrollo del pseudo-hemafroditismo en las hembras.

Las hembras que poseen un mayor status social dentro de la manada, transfieren un mayor número de hormonas masculinas a sus crías durante el desarrollo embrionario. Esto determina que los cachorros de madres dominantes nazcan más fuertes y tengan mayores posibilidades de sobrevivir a la adultez, además desde la infancia son capaces de someter a otros cachorros con una genética menos privilegiada. Se trata al fin y al cabo de un mecanismo de selección natural de esta especie, pero que no se observa en otros mamíferos como los cánidos o félidos.

Período de gestación de las hienas

El período de gestación de las hienas es de 110 días o aproximadamente 4 meses.

Nacimiento y cría de las hienas

Los nacimientos de esta especie son bastante delicados y tanto la madre como los pequeños tienen una alta tasa de mortalidad, sobre todo si se trata de partos primerizos (mueren el 60% de las crías asfixiadas y el 10% de las madres desgarradas).

La complejidad de este acto natural está marcada por el genital hipertrofiado de las hembras, como los labios se encuentran fusionados y el canal del clítoris no supera los 2.5 centímetros, los pequeños tienen que hacer un gran esfuerzo por llegar al mundo. Aún cuando la madre y las crías sobrevivan a este momento crucial, el clítoris de la hembra puede quedar en muy mal estado, casi siempre sufre algún tipo de desgarro. Normalmente le toma a la hembra de 12 a 45 meses recuperarse de un parto y volver a concebir.

Hiena en pastizal

Hiena en pastizal

Los cachorros de hienas nacen con un peso aproximado de 700 gramos, aunque este peso siempre tiene una relación proporcional al de la madre. La lactancia materna exclusiva se prolonga durante los 3 primeros meses de vida de las crías, aunque estas pueden permanecer ocultas con la madre hasta que cumplen el primer año. Luego de este tiempo las hienas se independizan totalmente y empiezan a conseguir comida por sí solas y a escalar dentro de la estructura social del clan.

Te puede interesar:  La gestación y reproducción del lobo

En cuanto a las hienas machos, no todas las especies proporcionan cuidado parental a las crías. En el caso de la hiena manchada el padre está ausente, mientras que la rayada sí cuenta con la protección de ambos progenitores.

También te puede interesar