La gestación y reproducción del mono

Los parientes más cercanos al hombre dentro del reino animal son sin duda alguna los monos (también llamados en castellano simios). Bajo este nombre genérico encontramos un gran número de géneros y especies descritas, que incluyen a algunos de los primates más desarrollados como son el orangután, el chimpancé o el gorila. Como mamíferos al fin, todos los monos (incluidos los primates) tienen un tipo de reproducción vivípara. Sin importar sus características anatómicas o el desarrollo cerebral alcanzando, las hembras son fecundadas y a partir de este momento dan sustento a sus crías dentro del vientre, durante todo el tiempo de gestación. Conozcamos más sobre las particularidades de la reproducción de los monos que resultan fascinante.




Cría de mono y su madre

Cría de mono y su madre

Reproducción del mono

Madurez sexual

Los monos de mayor envergadura completan su desarrollo sexual entre los 4 y 8 años de vida, edad a partir de la cual comienzan a reproducirse exitosamente la mayoría de ellos. El chimpancé por su parte puede demorar hasta 12 años en ser fértil. Las especies pequeñas pueden madurar sexualmente un poco antes, algunas de ellas incluso antes de los 2 años. En cualquier caso las hembras siempre maduran aproximadamente un año antes que los machos de su especie.

Apareamiento del mono

A pesar de que todas las especies de mono pertenecen al orden de los mamíferos, existen marcadas diferencias en los hábitos reproductivos de cada una de ellas. El comportamiento social es algo común en todos los monos, en consecuencia estos suelen vivir en pequeños grupos o manadas donde casi siempre existe un macho dominante que es el semental de todas las hembras a su cargo. También en algunas especies son las hembras en celo las que salen a buscar una pareja con la cual aparearse.

Te puede interesar:  La gestación y reproducción del murciélago

Las preferencias sexuales de las hembras suelen estar bien definidas. Se sienten atraídas por los machos más fuertes y grandes dentro del grupo, por lo que estos ejemplares serán los que tendrán más posibilidades de reproducirse.

Como es de esperar la época de apareamiento trae consigo numerosos conflictos entre los machos de la manada, que luchan entre ellos por mostrar su supremacía y ganar el derecho a aparearse. Cuando se declara a un vencedor como nuevo líder de la manada, este puede optar por matar a las crías y los más jóvenes, para eliminar de esta manera toda competencia. Otro escenario puede ser que un macho solitario decida abandonar su manada e intente crear otra por su cuenta.

La tasa reproductiva de una manada depende en gran medida de las condiciones de alimento o refugio que esta posea en su hábitat. Cuando las condiciones se vuelven adversas, las hembras pueden inhibir el celo y cesan todos los nacimientos hasta que se tornan favorables nuevamente. Este mecanismo instintivo ha puesto en peligro la población de muchas especies endémicas de monos alrededor del mundo.

Las tácticas que utilizan los monos para el cortejo suelen ser muy diversas. Encontramos por ejemplo a los monos del viejo mundo (cercopitécidos), originarios de África y Asia, que poseen las callosidades isquiáticas las cuales cambian de coloración durante la época de apareamiento, como señal de su receptividad sexual. Por lo general los machos exhiben sus órganos sexuales a las hembras, para intentar convencerlas de copular con ellos.

Existe una característica reproductiva de los chimpancés que resulta muy peculiar, y es que se pueden aparear con fines recreativos o simplemente para demostrar cariño a la pareja. Este comportamiento social es raro en la naturaleza, exceptuando por supuesto al ser humano. También resulta destacable el hecho de que son capaces de aparearse dos ejemplares del mismo sexo.

Te puede interesar:  La gestación y reproducción del armadillo



Mono pequeño con sus padres

Mono pequeño con sus padres

Período de gestación del mono

El tiempo de gestación de los monos difiere según la especie, pero en general ninguna de ellas tiene períodos gestacionales que sobrepasan los 8 meses. Hay una regla que generalmente se cumple y es que las especies de mayor envergadura (y mayor masa corporal) tienen períodos de gestación más prolongados, aunque la diferencia no es significativa en ningún caso. Veamos algunos tiempos de gestación para las especies de monos más conocidas:

El Mandril: 175 días

El macaco de Gibraltar: 147-192 días

El tití pigmeo: 134 días

El tití común: 152 días

El mono carablanca: 152 a 183 días

El mono león: 183 días

El macaco cola de cerdo sureño: 183 días

El tití león dorado: 122 días

El mono maicero: 180 días

El papión de Guinea: 183 días

El tití cuellinegro: 140-150 días

El orangután: 260 días

El gorila: 257 días

Nacimiento y cría del mono

Al igual que sucede con otros animales los monos nacen con un desarrollo incipiente, por lo que necesitan de su madre durante las primeras semanas de vida para tener alguna oportunidad de sobrevivir en su territorio. Generalmente en los casos en que la madre muere durante el parto o más tarde, las crías no logran sobrevivir por su cuenta. La madre se encarga de todo lo que necesita su cría: la alimentación, el aseo y la transportación. No resulta para nada raro ver a los pequeños trepados en la espalda de la madre o sujetos del vientre mientras esta se desplaza. El fuerte vínculo que se establece en las primeras semanas entre la madre y su cría se extiende durante meses e incluso años.

Te puede interesar:  La gestación y reproducción del tigre

Los machos no siempre juegan un papel activo en la crianza de los pequeños, pero algunas veces arriman el hombro y ayudan a la hembra, así como también otros miembros del grupo. Dentro de los padres más dedicados a esta labor se encuentran los titíes y los tamarinos, los cuales dedican gran parte de su tiempo y energía al cuidado de las crías.

La crianza de los monos suele tener muchas similitudes con la del ser humano, ya que son los progenitores los encargados de enseñar a los pequeños las normas de comportamiento de la manada, así como también los peligros que deben evitar. También se pueden ver a los pequeños jugando con la madre o riéndose, ambos comportamientos sociales que no poseen animales de otro tipo.

Las crías de monos al momento de su nacimiento no siempre tienen las mismas características fisiológicas que sus progenitores. Tal es el caso del mono narigudo que tiene una protuberante nariz de forma alargada y carnosa, pero solo cuando alcanza su adultez, ya que en los primeros meses de vida no ha desarrollado esta característica.

Preguntas frecuentes sobre la reproducción del mono

¿Cuántas crías tienen los monos?

Normalmente nace una sola cría al término de cada gestación, pero igual que los humanos los monos pueden tener nacimientos de dos o tres crías. Las especies de menor envergadura como los titíes y los tamarinos, son más propensas a los nacimientos múltiples que el resto.

¿Cómo se reproducen los monos?

Mediante reproducción sexual.

¿Cómo se llama la cría del mono?

No tienen establecido un nombre, algunos le llaman monitos.

También te puede interesar