La gestación y reproducción de los patos

Los patos son aves que pueden ser semiterrestres o acuáticos. Cuentan con una gran familia donde se agrupan numerosas especies, salvajes o domésticas, que a su vez pueden tener una amplia variedad de razas. La reproducción de los patos salvajes está determinada por su propia naturaleza y las características reproductivas que han desarrollado durante miles de años en libertad, los domésticos en cambio están influenciados por las condiciones que le imponen los criadores. A pesar de esto los patos domésticos, a diferencia de otros animales de granja y aves de corral, pueden ser capaces de reproducirse naturalmente sin la necesidad de la intervención humana. Conozcamos más sobre el cortejo, el apareamiento, la gestación e incubación del pato.




Pato y sus crías

Pato y sus crías

Reproducción del pato

El pato es una especie polígama, ya que las uniones entre las parejas solo suelen durar una temporada reproductiva (cada año eligen una nueva pareja). Las diferentes especies de pato suelen alcanzar la madurez sexual y con ella su capacidad reproductiva, entre los 6 y 10 meses de vida, aunque algunas especies como los azulones (ánade real) pueden tardar 14 meses en completar el desarrollo de sus órganos sexuales. En las hembras no es común que se observen cambios físicos reveladores durante esta etapa, pero en los machos sí ocurren cambios paulatinos en el plumaje hasta que consiguen la apariencia adulta.

En los patos se evidencia un marcado dimorfismo sexual durante la época reproductiva. En la mayoría de las especies se observan diferencias entre machos y hembras, fundamentalmente en cuanto al patrón cromático del pelaje durante la época de cría. Los machos ostentan un plumaje reproductivo con colores y dibujos mucho más llamativos que los de las féminas, y en el caso de las plumas de la cola apuntan hacia arriba mientras que las de ellas hacia abajo. Estos cambios con fines reproductivos ocurren a través de una muda primaveral, aunque también pueden suceder abrasivamente. Por lo general, cuando termina la época de cría, el plumaje de los machos se vuelve a tonar discreto y mimético.

Como sucede con otros animales el primer paso del apareamiento de los patos suele ser el cortejo. Los patos salvajes comienzan a cortejar con la llegada de la estación otoñal. Para atraer a las hembras reproductoras los machos se pavonean delante de ellas, haciendo gala de su llamativo plumaje y demás atributos. En esta etapa ostentan un aparato genital más prominente, lo que no pasa desapercibido para sus compañeras. Las hembras suelen ser bastante selectivas e intentan aparejarse con el macho más competitivo que tienen a su alcance, de esta manera aseguran una buena herencia genética para sus crías.

Te puede interesar:  La reproducción de las medusas

Algunas especies de pato pueden usar técnicas bastante persuasivas para convencer a sus compañeras de que los acepten. Pueden optar por halarlas por el cuello o incluso hundirles la cabeza en el agua si se encuentran nadando. También se comunican las hembras y los machos durante el cortejo a través de graznidos y un amplio repertorio de sonidos que poseen.

Los apareamientos pueden ocurrir dentro del agua o en tierra firme, dependiendo del hábitat de la pareja y la especie a la que correspondan. Por ejemplo el pato doméstico prefiere el agua para los encuentros sexuales, además de que se ha demostrado que son más fértiles en este medio. En el acto sexual en sí no están presentes los órganos genitales de ninguno de los dos patos, el intercambio se realiza únicamente a través de la cloaca, que además de ser un órgano excretor es también de tipo sexual. El esperma que libera el macho entra a la vagina de la hembra a través de la cloaca, y de ahí viaja por el oviducto hasta fertilizar sus huevos.

Luego del apareamiento, es tarea del macho elegir el lugar donde van a anidar. Generalmente los patos salvajes siguen un patrón a la hora de elegir el sitio para el nido, y es que este se encuentre cerca de su lugar de nacimiento y crianza. También tienen en cuenta que el lugar esté lo suficientemente lejos del agua para que permanezca seco, y que sea poco accesible para otros animales. Para la confección del nido la hembra recolecta pasto y hojas secas, además de hacerlo más confortable con las plumas que arranca de su propio pecho.

Durante la temporada reproductiva la pareja permanece unida en el sitio elegido para anidar, el macho se encarga de que ningún otro pato se acerque a la zona. Los encuentros sexuales entre la hembra y el macho pueden llegar a 10 en un mismo día, pero muy pocos de ellos terminan siendo fructíferos. Al cabo de una o dos semanas de apareamiento la hembra quedará fertilizada y comenzará la etapa de gestación e incubación de los huevos.

Tiempo de incubación del pato

El período de incubación de los patos domésticos (como por ejemplo los de la raza Pekín) es de aproximadamente 28 días. En cambio otros patos en estado silvestre como el Muscovy (también conocido como pato criollo) demoran 35 días en empollar sus huevos y verlos eclosionar.

Te puede interesar:  La gestación del caracol



Gestación e incubación del pato   

La etapa de gestación e incubación del pato corre solo a cargo de la madre, el padre a partir de este momento ya no juega ningún papel y vuelve a reunirse con los demás machos del grupo.

Como parte del proceso de gestación del pato los huevos se forman en el útero y luego descienden fertilizados por la vagina hasta la cloaca. El desarrollo de los embriones no se inicia hasta que la hembra comienza a calentar los huevos, ósea a incubarlos. La hembra puede demorar varios días en desarrollar y poner todos sus huevos, por lo que espera hasta que el último esté en el nido para comenzar a incubarlos todos a la vez. De esta manera se asegura de que todos los paticos nazcan sobre la misma fecha.

Huevos de pato. Nido

Huevos de pato. Nido

Cuando la incubación de los huevos se realiza de manera artificial, usando incubadoras, el desarrollo de los embriones depende de que se elija correctamente la temperatura del equipo. Un óvulo fertilizado por un macho se debe incubar a 99.5 grados Fahrenheit o lo que es lo mismo 37.5 grados Celsius.

Nacimiento y cría del pato

Los patos vienen al mundo con un buen desarrollo psicomotor, ya que nacen con los ojos abiertos y a las pocas horas de nacidos son capaces de abandonar el nido con su madre para empezar a alimentarse. Además tienen su plumaje de recién nacidos cubierto de un plumón amarillo que funciona como un abrigo natural, los aísla de las bajas temperaturas y les proporciona calor en los primeros días de vida. No obstante a esto no van a dejar de necesitar el calor de la madre hasta obtener el plumaje adulto.

La crianza de los patos es tarea solo de la hembra, ya que el macho se marchará luego de la concepción. Los primeros dos meses de vida los patos no serían capaces de sobrevivir sin su madre, ya que esta los cuida durante este tiempo con dedicación y los protege de depredadores tales como tortugas y serpientes.

Después de 7 u 8 semanas las crías de patos están listas para volar e independizarse de su madre. Durante estos meses el plumaje crece lo suficiente como para que puedan alzar vuelo. En el caso de los patos salvajes este proceso puede tardar menos tiempo que en los domésticos.

Te puede interesar:  La gestación del cangrejo

Los patos salvajes de una misma camada suelen levantar vuelo juntos, formando una bandada que primero practicará dando rodeos circulares y luego se aventurará a probar suerte en otras latitudes. Generalmente son capaces de volar antes de que llegue la estación invernal, por lo que emigran buscando destinos más cálidos y luego regresan.

Cantidad de crías del pato

Una hembra puede incubar entre 4 y 12 huevos, por lo que la cantidad de crías promedio de los patos es 8.

Reproducción del pato en granjas industriales

Como una actividad pecuaria más se encuentra la crianza de patos en granjas con sistemas de producción avícola, para la obtención de carne y huevos fundamentalmente. Con este fin se proporcionan en las granjas los requerimientos nutritivos y las condiciones de seguridad que demandan estos animales, para obtener una buena capacidad productiva. La carne del pato es muy valorada en la industria alimenticia y del hígado hipertrofiado de estos animales se obtiene un producto gourmet llamado foie gras (traducido del francés quiere decir hígado graso). Los huevos por su parte son igual de versátiles que los de gallina, por lo que se utilizan en la repostería. Ni siquiera las plumas del pato se desperdician, pues son altamente valoradas en la producción de almohadas, cojines y edredones.

Hibridación del pato

Existen muchas especies de patos que son compatibles genéticamente a pesar de que habitan en diferentes latitudes, por lo que al cruzarse pueden obtenerse híbridos completamente fértiles. Estos cruzamientos se han dado con éxito entre especies del género Anas, como son los azulones, el pato negro americano y el pato rabudo.

Sin embargo la dinámica de hibridación de las diferentes especies de pato no siempre es la misma. La cruza del pato Pekín y el pato Muscovy por ejemplo, da como resultado un híbrido estéril (llamado pato Mulard), incapaz de producir descendencia. A pesar de esto los patos Mulard se crían para la obtención de uno de los productos alimenticios más caros del mundo: el foie gras.

Preguntas frecuentes sobre la gestación del pato.

¿Cómo nacen los patos?

Son animales ovíparos por lo que nacen de huevos.

¿Cuántos huevos pone un pato?

Normalmente desde cuatro hasta doce huevos.

¿A qué edad se reproducen los patos?

La edad a la que alcanza la madurez sexual puede ser desde los seis hasta los 14 meses.

También te puede interesar