La gestación y reproducción del tigre

La mayor parte de las poblaciones de tigres existentes hoy en día viven en cautividad, debido mayormente a que estos félidos de gran envergadura y vistosidad se encuentran gravemente amenazados en la naturaleza. Para la conservación de la especie se está intentando lograr un incremento de los índices de natalidad de las seis subespecies de tigres que aún existen, en lugares de conservación como áreas protegidas y zoológicos. Del éxito en la reproducción del tigre y el cuidado de las crías luego de nacidas, depende en gran medida la supervivencia de esta especie.




La gestación del tigre es muy similar a la de otros mamíferos carnívoros de la subfamilia de los panterinos, como son los leones, pero estos suelen tener un tiempo de gestación más corto con una duración promedio de 103 días. Conoce en nuestro artículo de hoy otras particularidades de la gestación de uno de los felinos más exóticos y preciados del mundo moderno.

Tigre y su cría

Tigre y su cría

Período de gestación del tigre

El período de gestación del tigre oscila entre 93 y 112 días, con una media de 103 días aproximadamente.

 Reproducción del tigre. Madurez sexual y apareamiento.

La madurez sexual de los tigres y las características de su reproducción pueden tener variaciones en cada una de las susbespecies, pero de manera general se pueden establecer pautas comunes.

Los tigres superan la pubertad y alcanzan su madurez sexual en un período de tiempo que oscila entre los 3 y 5 años de edad, aunque este factor va a depender en gran medida de la especie y el género en cuestión. Las hembras se adelantan casi siempre uno o dos años a los machos en lograr la adultez, por lo que pueden estar listas para reproducirse a los 3 años.

Te puede interesar:  La gestación y reproducción del gorila

No tienen una época específica para aparearse entre ellos, pero en las regiones con climas tropicales muestran preferencia por los meses de noviembre a abril, mientras que en los climas templados solo se reproducen al llegar el invierno.

La época de celo de las tigresas se repite cada tres o nueve semanas, una y otra vez. Este es el período en el que las hembras se muestran receptivas a copular y puede ocurrir su concepción en un lapso de tiempo que nunca supera la semana (de tres a seis días). La hembra indican a los machos de la manada que está próxima a entrar en celo a través de la expedición de feromonas en su orina, y una vez que entran en calor comienzan a aullar fuertemente para atraer a los machos de la cercanía.

Tigre amamantando

Tigre amamantando




Es característico del cortejo de los tigres una composición musical muy variada que incluye una serie de ronroneos, gritos, chillidos y otros tipos de vocalizaciones. El macho es normalmente el que inicia el acercamiento a la hembra y cuando entran en contacto ambos, comienzan a olfatearse y frotarse entre ellos como parte de los juegos previos a la cópula. La hembra se tiende boca abajo cuando está lista para ser montada para el macho, a lo que él responde enérgicamente colocándose encima de ella y sujetándole el cuello con los dientes para mantenerla inmovilizada.

Parto y cuidado de las crías del tigre

La gestación de los tigres es de tipo vivípara, lo que quiere decir que la camada de cachorros se desarrolla completamente dentro del vientre materno, alimentándose de los nutrientes que la madre es capaz de proporcionarles.

Para el parto la tigresa elige una ubicación estratégica y protegida, la cual puede ser una cueva o una guarida que se encuentre rodeada de abundante vegetación. Los cuidados parentales corresponden única y exclusivamente a la hembra, la cual se encarga de proteger a sus cachorros desde el nacimiento y proveerle todos los cuidados que necesitan durante sus primeras semanas de vida. El papel del padre en la cría de los cachorros inicia y acaba con la fecundación de la hembra, a partir de ese momento se desentiende totalmente de su descendencia.

Los cachorros de tigre nacen completamente ciegos, por lo que la alimentación y el aseo corren completamente por cuenta de la madre hasta que logran abrir los ojos al cabo de los diez días. La lactancia materna se prolonga generalmente de 3 a 6 meses. A los dos meses de edad los pequeños tigres alcanzan el desarrollo motor que les permite seguir a su madre, pero no es hasta pasado el año que comienzan a cazar con ella. El vínculo de las crías con la madre se mantendrá fuerte hasta que estos alcancen los dos años de vida y puedan independizarse totalmente.

Los tigres jóvenes tienen un porciento de mortalidad muy alto, por lo que unos pocos de cada camada son los que logran convertirse en adultos. El hombre es el principal exterminador de las crías de tigres, aunque también pueden ser depredados por otros machos de su manada, leones adultos, leopardos, guepardos, cocodrilos y otros predadores carnívoros.

Preguntas frecuentes sobre la reproducción del tigre

¿Cuántas crías puede tener un tigre?

Las tigresas pueden tener camadas numerosas de hasta 7 cachorros, pero lo más común es que en un único parto no nazcan más de 3 crías. Cuando se presentan camadas numerosas puede suceder que la madre no pueda hacerse cargo de la alimentación de todas sus crías por igual y no sobrevivan algunas de ellas. En ocasiones las hembras también sobreprotegen a los cachorros más fuertes de la camada, que consideran que tienen una mayor posibilidad de llegar a la adultez.

Como otro dato curioso de la reproducción de los tigres, encontramos que las hembras son capaces de tener en su descendencia la misma cantidad de hembras y machos a lo largo de su vida reproductiva.

¿Cuás es la forma de reproducción del tigre?

Reproducción sexual.

¿Cómo se aparean los tigres?

Los encuentros sexuales entre esta especie se pueden extender a lo largo de un par de días, en los que el tigre macho y la hembra se aparearán repetidamente para asegurar el éxito de la concepción. La fase ovulatoria es inducida por los apareamientos, por lo que la hembra no ovulará antes de comenzar la cópula. El acto en sí es bastante breve, pero también doloroso para la hembra por las estructuras que posee el órgano genital masculino para estimular la ovulación de su compañera, al igual que se presenta también en los gatos y los leones.

También te puede interesar